¿Por qué razón es importante velar a los muertos?

¿Por qué razón es importante velar a los muertos?Desde el punto de vista social, el velatorio sirve para qué las personas allegadas al fallecido se reúnan y así lo acompañen a lo que será su última morada. También se dice que esta fase es trascendental en lo que se refiere al proceso de duelo que guardan los familiares.

El tiempo promedio que dura esta ceremonia suele ser de aproximadamente veinticuatro horas, aunque suele haber casos en las que se puede extender por varios días, dependiendo de la importancia del finado o bien en el caso en el que los deudos se encuentren lejos.

En muchos países, el tema de los servicios funerarios es polémico, no sólo porque pueden llegar a presentarse choques culturales, sino porque la misma gente ha creado leyendas cortas sobre personas que de alguna u otra manera han sido enterradas vivas.

Si nos detenemos un momento a repasar lo que ocurría en los siglos anteriores, encontraremos que el enterrar a individuos que aún estaban vivos, era usado como un método de tortura, con la finalidad de conseguir una confesión o la de simplemente hacer sufrir a los enemigos.

Desde luego, existen casos en los que la propia naturaleza se encargado de sepultar a personas inocentes como en el caso de deslaves, ciclones, tsunamis o terremotos. Por supuesto, estos acontecimientos deben tomarse como meras casualidades, ya que en ninguno de ellos la mano del hombre ha tenido nada que ver.

Por desgracia, no existe un dato exacto que nos permita conocer con claridad cuánto es el tiempo máximo que una persona puede sobrevivir estando bajo tierra, pues de ello dependerán muchos factores que convergen entre sí. Por ejemplo, hay un grupo de especialistas que dice que lo máximo que puede durar un individuo cubierto por tierra son sesenta minutos. En tanto, hay otra vertiente que sostiene que el ser humano en condiciones ideales puede sobrevivir más de treinta y seis horas.

Eso me hace recordar el sismo de la Ciudad de México que ocurrió a mediados de la década de los ochentas, en los que varias personas fueron rescatadas días después de que ocurriera ese acontecimiento.

Retomando el tema de la supervivencia humana, te comento que mientras menor volumen tenga la persona, mayor serán sus expectativas de salir adelante en el trance de ser enterrada viva, ya que la cantidad de oxígeno que tendrá a su alrededor, puede que le sea suficiente.

Una cosa que no hemos tomado en cuenta es que independientemente de la buena condición física que tenga el individuo que se encuentra dentro del ataúd, su muerte será inminente si el féretro fue depositado en el cementerio, ya que moriría aplastado por la tierra si no contara con ayuda externa, como le sucedió a Liang Jinshi.

Se trata de un chino de cuarenta años quien padecía de diabetes y cuyo cuerpo fue depositado en el “camposanto” sin embargo, luego de unas horas, su esposa quien seguía muy dolida por la pérdida, acudió a la tumba y pudo escuchar un leve sonido que emanaba de las entrañas de la tierra.

Sin perder tiempo, la mujer llamó a varios familiares y lograron literalmente arrebatar a Jinshi de las garras de la muerte. Se cree que este fue un caso de catalepsia.