Educación para minusválidos

Educación para minusválidos

De acuerdo con el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos la educación debe ser laica y gratuita. No obstante, un aspecto que no ha logrado ser subsanado del todo es el acercar este derecho a personas que cuentan con algún tipo de discapacidad.

En México poco a poco ha ido cambiando la idea que se tenía de los minusválidos, con lo que se ha ido incluyendo a este grupo de personas en diferentes actividades. Sin embargo, aún falta un largo trecho por recorrer y es que si una persona no tiene un padecimiento (físico o psicológico) o no está en contacto con un familiar que tenga una discapacidad, es complicado que se le preste atención al tema.

La importancia de la educación reside en el hecho de que con ella adquirimos conocimientos que a largo plazo nos permitirán inclusive ubicarnos en un estrato mejor que en el que nacimos.

Por ejemplo, unos padres humildes que logran que su hijo pueda obtener una beca universitaria, le están asegurando un mejor futuro, pues por obvias razones tendrá mejores oportunidades de trabajo y por ende un salario mayor.

Sobre todo en los planteles públicos de educación básica encontramos que no hay el acondicionamiento necesario para que los niños con discapacidad asistan de manera regular a sus clases. Es decir, faltan rampas de acceso y material didáctico que los ayude a estar al mismo nivel de sus compañeros (por ejemplo, libros en sistema Braille etc.).

Lo que las autoridades educativas planean es crear un nuevo reglamento que impida que los minusválidos sean vistos como personas “que valen menos” únicamente por el hecho de que tienen algún problema físico. Esto también tiene que ver con el llamado bullying, pues el acoso y maltrato por parte de otros estudiantes o profesores, no debe permitirse bajo ninguna circunstancia, sobre todo si en un futuro queremos ser considerados como un país de primer mundo.

Hasta este punto nos encontramos con un dilema ¿Las escuelas regulares deben adaptarse para ofrecer clases de educación especial? Sí y no. En fechas recientes varios planteles privados han firmado convenios con escuelas de educación especial, a fin de que por un lado los estudiantes de estos planteles se humanicen al convivir de cerca con un niño que tienen los mismos derechos y obligaciones, sólo que es minusválido. Mientras que por el otro los discapacitados experimenten lo que es estar en otro tipo de ambiente educativo.

Sin embargo, algo que no debe perderse de vista es que para que las escuelas verdaderamente sean influyentes, se debe realizar una serie de pruebas a los estudiantes para determinar si cuentan o no con la capacidad de recibir este tipo de conocimientos.

Habrá algunos que desafortunadamente no puedan con la carga de trabajo de una escuela regular y tengan que acudir a un plantel especializado para iniciar, continuar o concluir su educación.

Sin embargo, existirán algunos estudiantes que solamente estén limitados por un factor físico (problemas para caminar, niños que son débiles visuales etc.), en este caso es una obligación de la Secretaría de Educación pública el garantizar que todos los niños del plantel sean tratados con equidad y respeto.