Archivo de la categoría: Educación

Educación para minusválidos

Educación para minusválidos

De acuerdo con el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos la educación debe ser laica y gratuita. No obstante, un aspecto que no ha logrado ser subsanado del todo es el acercar este derecho a personas que cuentan con algún tipo de discapacidad.

En México poco a poco ha ido cambiando la idea que se tenía de los minusválidos, con lo que se ha ido incluyendo a este grupo de personas en diferentes actividades. Sin embargo, aún falta un largo trecho por recorrer y es que si una persona no tiene un padecimiento (físico o psicológico) o no está en contacto con un familiar que tenga una discapacidad, es complicado que se le preste atención al tema.

La importancia de la educación reside en el hecho de que con ella adquirimos conocimientos que a largo plazo nos permitirán inclusive ubicarnos en un estrato mejor que en el que nacimos.

Por ejemplo, unos padres humildes que logran que su hijo pueda obtener una beca universitaria, le están asegurando un mejor futuro, pues por obvias razones tendrá mejores oportunidades de trabajo y por ende un salario mayor.

Sobre todo en los planteles públicos de educación básica encontramos que no hay el acondicionamiento necesario para que los niños con discapacidad asistan de manera regular a sus clases. Es decir, faltan rampas de acceso y material didáctico que los ayude a estar al mismo nivel de sus compañeros (por ejemplo, libros en sistema Braille etc.).

Lo que las autoridades educativas planean es crear un nuevo reglamento que impida que los minusválidos sean vistos como personas “que valen menos” únicamente por el hecho de que tienen algún problema físico. Esto también tiene que ver con el llamado bullying, pues el acoso y maltrato por parte de otros estudiantes o profesores, no debe permitirse bajo ninguna circunstancia, sobre todo si en un futuro queremos ser considerados como un país de primer mundo.

Hasta este punto nos encontramos con un dilema ¿Las escuelas regulares deben adaptarse para ofrecer clases de educación especial? Sí y no. En fechas recientes varios planteles privados han firmado convenios con escuelas de educación especial, a fin de que por un lado los estudiantes de estos planteles se humanicen al convivir de cerca con un niño que tienen los mismos derechos y obligaciones, sólo que es minusválido. Mientras que por el otro los discapacitados experimenten lo que es estar en otro tipo de ambiente educativo.

Sin embargo, algo que no debe perderse de vista es que para que las escuelas verdaderamente sean influyentes, se debe realizar una serie de pruebas a los estudiantes para determinar si cuentan o no con la capacidad de recibir este tipo de conocimientos.

Habrá algunos que desafortunadamente no puedan con la carga de trabajo de una escuela regular y tengan que acudir a un plantel especializado para iniciar, continuar o concluir su educación.

Sin embargo, existirán algunos estudiantes que solamente estén limitados por un factor físico (problemas para caminar, niños que son débiles visuales etc.), en este caso es una obligación de la Secretaría de Educación pública el garantizar que todos los niños del plantel sean tratados con equidad y respeto.

Tarjeta TU Banamex becas media superior

Tarjeta TU Banamex becas media superiorA todos los candidatos que reciben la notificación por correo electrónico de que han obtenido la beca media superior que solicitaron, se les asigna una tarjeta de débito TU Banamex, con el propósito de que puedan retirar el monto económico que se les otorgó en cualquier cajero automático perteneciente a esta institución financiera.

Lo primero que debes hacer es activar tu tarjeta de débito. Este paso es muy sencillo, ya que en el anverso de la misma encontrarás una etiqueta con los teléfonos del centro de atención a clientes.

Una vez que ya hayas terminado con la activación, abre el navegador de Internet de tu preferencia y en la barra de direcciones escribe: www.tubanamex.citi.com

Antes de presionar la tecla “Entrar” debes tener tu plástico a la mano, ya que es muy probable que el sistema te solicite el número de tarjeta además del nombre de usuario y contraseña vinculados al servicio de banca electrónica.

Si deseas llevar a cabo un retiro de efectivo, acércate a cualquiera de las sucursales Banamex que haya en la entidad federativa en donde vivas, ingresa tu NiP, la cantidad que deseas sacar y listo.

Asimismo, con el fin de evitarte dolores de cabeza te ofrecemos algunos consejos de seguridad al momento de utilizar la tarjeta de becas media superior TU Banamex.

– Cerciórate de que el sobre en el que llegó tu tarjeta de débito, no haya sido abierto por otra persona con antelación. Si fue así, repórtalo al banco antes de llevar a cabo la activación.

– No compartas con nadie tu NIP. De igual forma, es recomendable que cada cierto tiempo modifiques esta clave. Nunca utilices datos sencillos de recordar cómo puede ser tu fecha de nacimiento.

– En el caso de que extravíe su tarjeta, comunícate lo antes posible al centro de atención de Banamex, para que en los ejecutivos la bloqueen.

– Revisa que el cajero en donde vas a retirar tu efectivo, no tenga piezas añadidas.

¿Por qué razón es importante velar a los muertos?

¿Por qué razón es importante velar a los muertos?Desde el punto de vista social, el velatorio sirve para qué las personas allegadas al fallecido se reúnan y así lo acompañen a lo que será su última morada. También se dice que esta fase es trascendental en lo que se refiere al proceso de duelo que guardan los familiares.

El tiempo promedio que dura esta ceremonia suele ser de aproximadamente veinticuatro horas, aunque suele haber casos en las que se puede extender por varios días, dependiendo de la importancia del finado o bien en el caso en el que los deudos se encuentren lejos.

En muchos países, el tema de los servicios funerarios es polémico, no sólo porque pueden llegar a presentarse choques culturales, sino porque la misma gente ha creado leyendas cortas sobre personas que de alguna u otra manera han sido enterradas vivas.

Si nos detenemos un momento a repasar lo que ocurría en los siglos anteriores, encontraremos que el enterrar a individuos que aún estaban vivos, era usado como un método de tortura, con la finalidad de conseguir una confesión o la de simplemente hacer sufrir a los enemigos.

Desde luego, existen casos en los que la propia naturaleza se encargado de sepultar a personas inocentes como en el caso de deslaves, ciclones, tsunamis o terremotos. Por supuesto, estos acontecimientos deben tomarse como meras casualidades, ya que en ninguno de ellos la mano del hombre ha tenido nada que ver.

Por desgracia, no existe un dato exacto que nos permita conocer con claridad cuánto es el tiempo máximo que una persona puede sobrevivir estando bajo tierra, pues de ello dependerán muchos factores que convergen entre sí. Por ejemplo, hay un grupo de especialistas que dice que lo máximo que puede durar un individuo cubierto por tierra son sesenta minutos. En tanto, hay otra vertiente que sostiene que el ser humano en condiciones ideales puede sobrevivir más de treinta y seis horas.

Eso me hace recordar el sismo de la Ciudad de México que ocurrió a mediados de la década de los ochentas, en los que varias personas fueron rescatadas días después de que ocurriera ese acontecimiento.

Retomando el tema de la supervivencia humana, te comento que mientras menor volumen tenga la persona, mayor serán sus expectativas de salir adelante en el trance de ser enterrada viva, ya que la cantidad de oxígeno que tendrá a su alrededor, puede que le sea suficiente.

Una cosa que no hemos tomado en cuenta es que independientemente de la buena condición física que tenga el individuo que se encuentra dentro del ataúd, su muerte será inminente si el féretro fue depositado en el cementerio, ya que moriría aplastado por la tierra si no contara con ayuda externa, como le sucedió a Liang Jinshi.

Se trata de un chino de cuarenta años quien padecía de diabetes y cuyo cuerpo fue depositado en el “camposanto” sin embargo, luego de unas horas, su esposa quien seguía muy dolida por la pérdida, acudió a la tumba y pudo escuchar un leve sonido que emanaba de las entrañas de la tierra.

Sin perder tiempo, la mujer llamó a varios familiares y lograron literalmente arrebatar a Jinshi de las garras de la muerte. Se cree que este fue un caso de catalepsia.

Cuento de terror corto Una noche en el bar

Cuento de terror corto Una noche en el bar

Mi amigo Jaime hizo lo imposible hasta que logró que lo acompañara a la inauguración de un nuevo bar que estaba a unas pocas cuadras de mi casa.

– Es el momento perfecto para conocer chicas. Vamos hombre, ya te hace falta dejar tu zona de confort e involucrarte de nuevo en una relación amorosa. Por favor, te estás oxidando, además Pamela no va a regresar contigo. Exclamó.

Tomé mi abrigo, mi billetera y nos fuimos corriendo hacia la nueva taberna. Antiguamente ese local había sido ocupado por un videoclub, pero como ya sabrás ese tipo de negocios ya no son rentables en la actualidad.

La fachada estaba adornada con colores propios de un cuento de terror. Es decir dominaban los tonos rojizos y anaranjados. Entramos al local y Jaime se encaminó hacia la barra. Pidió un par de cervezas y en menos de lo que canta un gallo se puso a platicar con una muchacha.

En eso estaba, cuando recordé que mi jefe me iba a enviar esa noche un correo electrónico para darme las indicaciones del nuevo proyecto que estábamos a punto de iniciar.

– ¡Rayos! Me han robado el móvil. Grité muy enfadado.

Jaime me miró y me dijo que tal vez se me había caído a la entrada. Me puse a buscarlo en todo el bar y al no encontrarlo, le pedí a mi amigo su teléfono para llamar al mío y así tal vez poder hallarlo.

Marqué el número y luego de dos timbrazos alguien respondió. Únicamente pude escuchar su agitada respiración por unos segundos, ya que después de eso el sujeto colgó y al llamar de nuevo, el móvil me enviaba al buzón.

Retorné a mi domicilio muy molesto por lo acontecido. Sin embargo, quedé estupefacto al ver que mi móvil estaba tirado junto al clóset de donde saqué mi abrigo.