Archivo de la categoría: Arte y cultura

Teatro musical

Los musicales o el teatro musical, es el arte de contar anécdotas por medio de la música, y se remonta desde la época antigua en Roma, Grecia y hasta de la India, en donde montaban espectáculos de drama y comedia con sátira, incorporando para ello danzas, canciones y coros. El teatro musical, se divide en dos corrientes, que son las operetas de comedia, y operetas de baladas, y solamente lo diferenciaba la partitura musical.

Teatro musical

En la actualidad, hablar del teatro musical, siempre se tendrá en mente a Broadway, y no es para menos, ya que es cúspide de este género teatral, es New York el punto de partida, para todas las grandes espectáculos se refiere, y por la gran calidad de sus producciones, es en donde encontramos a las más grandes obras musicales de teatro.

The Black Crook, fue una de las obras de teatro más representativas del género musical, por lo que siempre se hará mención de dicha obra, como un parteaguas de las obras de teatro que están en nuestra época, ya que fue una de las primeras superproducciones en Broadway y duraba alrededor de 5 horas, y llego a tener más de 450 representaciones.

Importantes actores y actrices de cine, empezaron en obras de teatro, y en especial en el género musical, con lo cual siempre se consideró parte esencial de la preparación de todos los buenos artistas, y de las artes escénicas, de las que más aportaban a su formación actoral.

Y aunque en un tiempo se pensó, que el género musical, no duraría mucho, ya que las grandes producciones de Hollywood, hacían películas musicales, lo cierto es que nunca decayó el gusto por este tipo de eventos en la población, y se puede decir que se acrecentó, ya que existen obras en la actualidad, que tienen décadas en cartelera y con un éxito incomparable.

Los musicales o teatro musical, es una variante de las obras de arte, y seguirán por mucho tiempo, mientras exista el público, que disfrute de dichos espectáculos, las obras de teatro musical, seguirán por siempre.

Cuentos románticos el poema de Napoleón

Cuentos románticos el poema de NapoleónNapoleón fue por un helado a una nevería que se encontraba cerca del parque, pidió un barquillo con dos bolas (una de fresa y otra de vainilla), lo pagó y se marchó cobijado por la sombra de los árboles.

Algo hizo que volteara la cabeza hacia atrás y de pronto ahí estaba. Era la niña más linda que había visto.

– ¿Me acerco para presentarme o mejor me voy a casa? Esa era la disyuntiva presente en la mente de Napoleón. Lógicamente, su cerebro lo hizo tomar la segunda opción.

Sin embargo, no paró de pensar ni un solo momento en la niña que había visto sentada en aquella banca del parque.

– Abuelita, ¿qué es el amor? Preguntó Napoleón.

– ¿Por qué me lo preguntas Napo?

– Vi en el parque a una niña y desde entonces siento algo muy raro en el estómago.

– A ver, déjame adivinar. ¿Sientes como mariposas?

– Si abuelita ¿cómo lo sabes?

– Hace muchísimos años yo sentí lo mismo cuando tu abuelo me declaro su amor. Éramos unos niños no más grandes que tú.

– ¿Y qué sentiste con tu primer beso?

– ¡Hay no hijo! Para eso pasaron más de cinco años de lo que te estoy diciendo. Yo he de haber tenido unos 16 años.

– ¿Pues no que te declaró su amor?

– Sí, me tomó de la mano y me dijo Eduviges te quiero.

– ¡Eso fue todo! Uff qué mal, yo que ya me había imaginado un cuento, como esos que se ven en la televisión.

– Mira hijo lo que pasa es que los tiempos cambian y a lo mejor lo que a mí me parece tierno, tú lo ves como cursi. No obstante, quiero comentarte que antes de entregarle mi corazón a tu abuelo, nos hicimos muy buenos amigos.

– Entonces me aconsejas que primero me haga amigo de la niña del parque ¿no?

– ¿Así es? ¿O tú qué pensabas Napo?

– Quería entregarle este poema que escribí titulado “Amor a primera vista”.

– Guárdalo por un tiempo. ¿Quién sabe, a lo mejor se lo podrás dar más adelante?

– Gracias abuelita por tus consejos.

Cuento corto el pescadorcito Urashima

Cuento corto el pescadorcito Urashima

Urashima subió a su bote con el propósito de ir a pescar, no sólo para qué familia tuviera algo que comer, sino porque era su profesión. Extendió su red sobre las mansas aguas y aguardó hasta que algo muy grande casi hace que vuelque la embarcación.

Se trataba de una tortuga gigante con el caparazón tan duro como una piedra. En eso recordó las palabras que le había dicho alguna vez su hermano: “Las tortugas son animales sumamente nobles que además tienen la capacidad de vivir por más de diez centurias”.

– No voy a asesinar a esa criatura tan fascinante. Abriré mi red y aguardaré hasta que caigan los peces.

Así lo hizo y esperó hasta que el sol que para esa hora de la mañana caía a plomo lo venció obligándolo a quedarse dormido. Pese a ello, despertó asustado pues escuchó un fuerte golpe en su barco.

Abrió los ojos y miró a una muchacha que le dijo:

– Hace rato capturaste a una tortuga y la dejaste escapar. Ese era el disfraz que utilicé para saber si tú Urashima eras digno de mi cariño o simplemente te comportarías como el resto de los pescadores de esta isla. Ven conmigo, viviremos felices en el fondo del mar.

El pescadorcito quedó hechizado con el tono de voz de la joven (que más bien se asemejaba a una sirena) y la siguió sin importarle las consecuencias que eso acarrearía más adelante.

La boda se celebró y vivieron por más de 1000 días debajo del mar, disfrutando de unos escenarios que casi ningún mortal ha podido apreciar. Por ejemplo, las paredes del palacete estaban cubiertas de las más finas perlas y corales.

Las vajillas y recipientes eran de oro puro y los trajes estaban confeccionados con escamas de dragones y peces que en el mundo de los humanos se creían extintos.

Sin embargo, Urashima una noche le dijo a su pareja que debía regresar al menos para visitar a su familia, ya que los extrañaba sobremanera.

– No te recomiendo que vayas, tal vez te pierdas en el camino.

– Eso me dices porque aquí tienes a los tuyos. Más yo también necesito ver a mis seres queridos. Le reprochó Urashima.

– Puedes ir cuando te plazca, más hay una cosa que te quiero dar antes de que partas. Bajo ninguna circunstancia vayas a abrir este cofre de madera, pues si lo haces no habrá poder místico que te haga volver a mis brazos. Le expuso su esposa.

El pescadorcito escuchó vagamente esa advertencia y se dispuso a subir a la superficie. Cuando llegó arriba vio que el paisaje había sufrido una transformación drástica. No me mal entiendan, cosas como los ríos, mares e incluso las cordilleras continuaban allí, pero las chozas se habían desvanecido.

El hombre tocó tierra firme y fue a preguntarle a un lugareño que reposaba.

– Discúlpeme, me podría decir por favor donde queda de Urashima. De acuerdo con mi orientación, la morada debería estar aquí pero quizás me equivoqué al hacer los cálculos. Dijo el pescadorcito.

– No amigo, no se equivoca aquí vivió una vez un hombre llamado Urashima, pero de eso ya han pasado más de cuatro siglos. Ahora las mujeres de la zona les platican cuentos a sus hijos sobre cómo ese muchacho fue tragado por el mar.

Urashima quedo devastado al darse cuenta de que su familia había fallecido. Sin pensarlo abrió la caja de madera y una nube salió de su interior desvaneciéndose en el horizonte. Súbitamente, su cuerpo se transformó en algo decadente y murió casi al instante.

Leyendas urbanas aterradoras

Leyendas urbanas aterradoras

Según los historiadores, los seres humanos van modificando sus comportamientos de acuerdo a la época en donde se encuentran. Sin embargo, una costumbre que no ha cambiado es el difundir leyendas urbanas aterradoras de generación en generación. Estos relatos nos parecen tan interesantes que una vez que los escuchamos, quedan por siempre grabados en el subconsciente.

Una cosa que ignoramos son cuáles de las historias que hemos oído más de una vez, están basadas en hechos verídicos y cuáles no. Pues hoy, desvelaremos esta incógnita, pues describiremos algunas que son total y absolutamente reales.

En cuentos de terror que provienen de siglos anteriores a este, se dice que los criminales que eran condenados a morir en la guillotina, continuaban vivos por lo menos durante un breve lapso de tiempo. Este hecho no sólo fue confirmado sido documentado por un médico francés, quien afirmó que una de las cabezas de las víctimas lo miró detenidamente antes de exhalar su último aliento. Lo que ocurre es que el cerebro aún cuenta con un poco de oxígeno e irrigación sanguínea, por lo que las funciones vitales continúan activas por unos cuantos segundos.

No quiero imaginarme la impresión que sintió esta gente al sentir su cabeza desprendida del resto de su cuerpo. Seguramente se trataría de una imagen espeluznante.

Otra de las leyendas urbanas aterradoras es aquella que nos indica que tengamos sumo cuidado durante la celebración del día de brujas en la unión americana, pues de acuerdo con lugareños de distintas localidades se sabe que no todos los ornamentos que aparecen en los domicilios son falsos.

Por ejemplo, hay figuras de tamaño natural que simulan ser un hombre que se ahorcó en un árbol. No obstante, la policía de aquel país ha reportado que en ese día en particular la tasa de suicidios aumenta exponencialmente, debido a que precisamente la persona no se fija al detalle en los cuerpos colgantes que abundan entre vecindario y vecindario.

Si tienes algunas leyendas urbanas aterradoras diferentes a estas, no dejes de compartirlas en la sección de comentarios.